"Si la historia la escriben los que ganan, quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia."

miércoles, 19 de octubre de 2011

La Logia Lautaro y la francmasoneria



Uno de los mitos cultivados por el revisionismo, especialmente en su faz nacionalista-católica, es negar la pertenencia masónica de la famosa Logia Lautaro.

La Logia Lautaro fue una sociedad secreta que integró a los “patriotas” criollos y españoles que vinieron a Buenos Aires en 1812 a bordo del buque de Su Majestad Británica “George Canning”, con el fin de tomar el control de las hordas revolucionarias americanas emergidas en 1810 y encaminarlas hacia la independencia definitiva de España.

La Gazeta de Buenos Ayres anuncia la llegada de militares españoles
provenientes de Londres en la fragata britanica "Jorge Canning" (sic)

En su mejor momento, la Logia estuvo integrada por José de San Martín, Carlos María de Alvear, José Matías Zapiola, Ramón Eduardo de Anchoris, Bernardo de Monteagudo, Juan Martín de Pueyrredón, Antonio Álvarez Jonte, Nicolás Rodríguez Peña, Julián Álvarez y José Antonio Álvarez Condarco, entre otros notables “patriotas”.

Como hemos hecho en notas anteriores en este cuaderno de bitácora, procederemos a demoler el “mito” cultivado por el nacionalismo católico con citas de primera mano.

Consta en las Memorias de Tomás de Iriarte que Manuel Belgrano rechazó la posibilidad de ingresar en la organización Logia Lautaro, “aduciendo, precisamente, la condenación eclesiástica que pesaba sobre la secta”.

Vicente Fidel López afirma que la Lautaro no fue una vaguedad revolucionaria ni un título de ocasión sacado de la Araucana de Ercillia sino una palabra intencionadamente masónica y simbólica cuyo significado específico no era “guerra a España” sino “expedición a Chile”, “secreto que sólo se revelaba a los iniciados al tiempo de jurar el compromiso”.

“No creo conveniente que hable usted lo más mínimo de la Logia de Buenos Aires. Estos son asuntos enteramente privados y aunque han tenido y tienen gran influencia en los acontecimientos de la revolución de aquella parte e América, no podrán manifestarse sin faltar por mi parte a los más sagrados compromisos.” Carta de San Martín al general británico y “patriota” Guillermo [William] Miller del 19 de abril de 1827.

“Siguiendo fielmente las ideas de mi verdadero señor padre político [José de San Martín] que no quiso en vida que se hablase de sus vinculaciones con la masonería y demás sociedades secretas, considero debo abstenerme hacer uso de los documentos que poseo al respecto.” Carta de Mariano Balcarce, desde París, al Gral. Bartolomé Mitre del 30 de noviembre de 1860 y que explica por qué Mitre no quiso hablar del tema en su obra biográfica sobre San Martín.

2 comentarios:

  1. Sarmiento y Mitre,ambos Grados 33, negaron que la Logia Lautaro fuera masónica y también que San Martín lo fuera.

    ResponderEliminar
  2. Eso no es completamente cierto.

    En primer lugar, ambos se arrepintieron en algún momento de integrar la francmasonería. Y ambos dijeron que los habían nombrado en forma honoraria sin conocer absolutamente nada de la secta. Por lo tanto, que fuesen "grado 33" no significa nada. Lo remito al libro del P. Rottjer, que -como cultivador de la leyenda rosa nacionalista- supongo aceptará.

    En segundo lugar, debe consultar la correspondencia de Mitre con Balcarce. Allí queda bien claro por qué Mitre en su "Historia de San Martín y de la emancipación sud-americana" afirma lo que afirma sobre la pertenencia de SM a la masonería.

    Es extremadamente curioso que los revisionistas del nacionalismo católico que no aceptan ni una palabra de lo que Sarmiento o Mitre han escrito sobre temas históricos, luego los citen cuando les conviene; como en este caso.

    ResponderEliminar