"Si la historia la escriben los que ganan, quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia."

miércoles, 22 de junio de 2011

Orígenes masónicos del escudo nacional argentino

Historia

Símbolo patrio: la incógnita del escudo

Un investigador francés destaca la similitud de nuestro emblema con un salvoconducto usado por miembros de un club revolucionario francés para acceder a la Asamblea Legislativa entre 1790 y 1793

Domingo 15 de octubre de 2006 | Publicado en edición impresa La Nación

Escudo de club masónico revolucionario francés,
curiosamente casi idéntico al nacional argentino.

Corría el año 1987 y, con la debida anticipación, Francia estaba inmersa de lleno en los preparativos para celebrar el bicentenario de la Revolución Francesa de 1789 con la pompa y el esplendor que evidencia el espíritu galo en las grandes ocasiones. Nada era dejado al azar. Todo era minuciosamente previsto, estudiado y supervisado por una Comisión constituida especialmente a esos efectos y por el ministerio de la Cultura y la Comunicación. Un Programa de 315 páginas consignaba centenares de actividades a desarrollar en Francia y el extranjero. Así, por ejemplo, en esa suerte de catálogo se anunciaba un coloquio en la Sorbona destinado a examinar la influencia de la Revolución sobre los movimientos independentistas en la América latina.
Toda la nación se aprestaba a asociarse a los festejos que culminarían el 14 de julio de 1989 al conmemorar la toma por el pueblo de París de la fortaleza medieval y prisión de La Bastilla, símbolo del despotismo monárquico, que dos siglos antes había sido el punto de partida de la más profunda transformación política e institucional de buena parte del mundo. He creído oportuno mencionar esos preparativos porque considero que, ante la proximidad de nuestra propia celebración de aquí a cuatro años, deberíamos analizar a fondo lo hecho en Francia a raíz de esos fastos para beneficiarnos con tales experiencias.
En esas circunstancias, y siendo embajador en ese admirable país, recibí una carta en la cual un caballero interesado en nuestra historia me sometía a una consulta que no dejó de sorprenderme. Preguntaba cuándo y por qué motivo la República Argentina había adoptado oficialmente como escudo nacional el emblema del que se valían como laissez-passer los miembros de un club revolucionario francés para acceder a la Asamblea Legislativa entre 1790 y 1793. En apoyo de su petición acompañaba copia de una ilustración que figura en la obra La Revolución Francesa, de Michel Vovelle (Tomo 3° página 216). Asimismo quería saber si el diseño había sido obtenido por un argentino durante ese turbulento período o llevado por un jacobino que podría haber viajado para combatir por la independencia argentina.
La similitud con nuestro escudo - como podrá apreciarse por la reproducción que acompaña esta nota- era tan acentuada que no dejó de sorprenderme. Sobre todo teniendo en cuenta que esa credencial era utilizada dos décadas antes de que la Asamblea General Constituyente de 1813 resolviese adoptar el conocido blasón nacional. La curiosidad planteada en términos tan precisos estaba pues plenamente justificada. Como, por mi parte, no tenía ninguna explicación al respecto, tuve que contestarle a mi interlocutor que intentaría satisfacer su demanda consultando a alguien que tuviese cierta versación en la materia.
Intenté conseguir la obra de Vovelle, historiador marxista que interpreta a su manera los sucesos del levantamiento popular contra el régimen de Luis XVI, pero no fue fácil. No había sido distribuida en el comercio y sólo podía adquirirse por una suscripción particular en una editorial vinculada al Partido Comunista.
Me dirigí entonces a la Biblioteca Nacional donde fui recibido muy cortésmente por quien era la Directora del Departamento de Grabados y Fotografías, Laure Beaumont-Maillet, quien conociendo el motivo de mi visita ya había hecho los preparativos para exhibirme el emblema en cuestión conservado con todo cuidado en un voluminoso cartapacio clasificado con la denominación "Código de la Colección Qb.1 Año 1793", que indica el orden interno en que está ubicado en esa repartición. Con inocultable orgullo por la pieza histórica que mostraba ante mis ojos, me proporcionó otras informaciones.
Las iniciales "BR" que aparecen en un círculo bajo la cinta roja que une a los laureles significan "Bibliothèque Royale", razón por la cual también está incluida la corona real. Las letras "Lat" que se ven en el borde derecho del escudo, a la altura de los rayos segundo y tercero del sol, corresponden a la "Colección Latarrade" de la que formaba parte esa estampa y cuyo propietario del mismo nombre vendió una parte a la Biblioteca Nacional en 1841. A su vez, la familia de Latarrade, en 1863, donó a la misma institución otros quince mil grabados, de donde surge que la proveniencia del referido emblema está perfectamente certificada.
La directora agregó que, en su opinión, el movimiento del azul de la mitad superior del escudo, que se asemeja a pequeñas olas, podría indicar que los diputados que lo usaban como credencial para ingresar a la Asamblea Nacional provenían de una región marítima de Francia. Por último, tuvo la gentileza de entregarme varias fotos de distintos tamaños y a todo color sacadas por el fotógrafo oficial de la Biblioteca.
Con esos datos y aprovechando un viaje a Buenos Aires conversé con Bonifacio del Carril, amigo de juventud, a quien expuse con lujo de detalles cómo había llegado a mi conocimiento el tema. Al ver la reproducción de la estampa revolucionaria no pudo reprimir su entusiasmo exclamando que ese documento bien podría llenar un gran vacío en nuestra historia dado que, en lo concerniente al escudo nacional, se desconoce quién hizo el dibujo que sirvió de modelo para hacer el cuño respectivo. Señaló que algunos autores han expuesto diversas teorías en ese sentido, pero que en realidad no han sido sino meras especulaciones carentes de toda base documental. En particular, porque las Actas de la Asamblea comúnmente denominada del Año XIII, que podrían haber arrojado alguna luz, desaparecieron después de 1852 cuando los vencedores de Caseros, que se instalaron en la casona de Juan Manuel de Rosas en Palermo, las incluyeron en un inventario.
De los textos de investigadores como Dardo Corvalán Mendilaharsu,Carlos Roberts, Agustín de Vedia, Luis Cánepa, surge prácticamente un consenso de lo que se sabe con certeza y de lo que se ignora acerca del origen de nuestro escudo patrio. Se sabe que la Asamblea, con el propósito de ejecutar actos soberanos, comisionó al diputado por San Luis, don Agustín Donado, que se encargara de la confección de un sello para autenticar los escritos del gobierno en reemplazo del utilizado hasta entonces con las armas reales de España, y que además serviría para acuñar la primera moneda nacional, "uno de los atributos esenciales de la soberanía", según Joaquín V. González. Está también probado que Donado confió esa tarea al grabador cuzqueño radicado en Buenos Aires Juan de Dios Rivera y que, con el cuño por él tallado, fueron sellados algunos documentos emanados de la Asamblea; por último, en el Archivo General de la Nación figura el decreto del 12 de marzo de 1813, por el cual la Asamblea General Constituyente, con las firmas de su presidente, Tomás Valle, y el secretario Hipólito Vieytes, ordena "que el Supremo Poder Ejecutivo use el mismo sello de este Cuerpo Soberano, con la sola diferencia de que la inscripción del Círculo sea la de Supremo Poder Ejecutivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata" . Con esa formalidad quedó registrada la fecha cierta de la creación de nuestro escudo, por más que "El Redactor de la Asamblea" publicara la noticia el día siguiente.
A partir de ahí empiezan las divergencias y la incertidumbre acerca de quién fue realmente el autor del diseño respectivo. Ha sido atribuido al mismo Donado, al tallador Rivera, al artista peruano Isidro Antonio de Castro y a Bernardo de Monteagudo, entre otros, pero siempre haciendo la salvedad de que no existen constancias concluyentes que permitan sostener con total seguridad a quién de los nombrados cabe asignarle la paternidad del escudo. O sea, que es un debate sobre meras suposiciones.
Corvalán Mendilaharsu, que investigó a fondo este problema, admite que " no se conoce precisamente al autor o inspirador del sello, ni los fundamentos filosóficos y políticos determinantes de los jeroglíficos que lo integran, lo que ha mantenido este asunto en una desesperante oscuridad para los investigadores como para los demás interesados en penetrar el concepto de símbolo máximo".
Para suplir esa "desesperante oscuridad" proliferaron las interpretaciones un tanto antojadizas del significado que tienen las manos unidas, el gorro frigio o de los libertos romanos, la pica, los laureles, el sol incásico y demás elementos, pero ninguna de ellas nos acerca a la verdad histórica.
El misterio subsiste desde hace 193 años. Tal vez el emblema revolucionario francés de 1790 pueda aportar una perspectiva diferente que aliente a los historiadores a tratar de develar la incógnita.
Por Carlos Ortiz de Rozas 
El autor fue embajador argentino en Francia (1984-1989).

4 comentarios:

  1. Mis estimados:
    Para conjeturas degradantes, bastan con las de los masones. Los borbones perdieron los reinos americanos por su exclusiva culpa: eran masones, revolucionarios, anticatólicos y déspotas. Pero es otra cuestión que en su día ventilaremos.
    Por ahora, los enlaces prometidos de los "soles" Eucarísticos:
    http://1.bp.blogspot.com/_ksqX45bqw_w/TAo9lLqAvsI/AAAAAAAAANM/ubfZv8SQ7qE/s1600/ihs.jpg
    http://eccechristianus.files.wordpress.com/2012/04/ihs.jpg
    http://1.bp.blogspot.com/_a5jyKZWyUzY/TOWAD6MqxNI/AAAAAAAAAFE/SFSN4Ay_syI/s1600/Sello+de+la+Compa%C3%B1%C3%ADa+de+Jes%C3%BAs.png
    http://www.taller54.com/jesus.40.jpg

    Sobre el valor heráldico del sol en España, el frontispicio de la Casa del Cordón en Burgos: http://4.bp.blogspot.com/-P3-mNVmXisg/UJluzkWfVAI/AAAAAAAAkg0/pGAIhqgntWM/s1600/Burgosjulio.+2012+262+%2810%29.jpg

    Desde luego, NO me reservo señalar como argumento la inmensa cantidad de custodias que poseen la forma de sol de 32 rayos, intercalados los rectos y los flamígeros, que sería imposible repasar aquí.
    Vuestra conjetura, pues, carece de la solidez probatoria de la mía.
    Cordialmente
    Ludovico ben Cidehamete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpenos pero Ud. no prueba nada más que existieron custodias como las que Ud. dice.

      Lo que Ud. debería probar es que Belgrano se basó en ello para crear el sol de la bandera/escudo. Cosa que no puede.

      Mientras tanto, divagar es gratis.

      Au revoir.

      Eliminar
  2. COn eso se puede ver que el destino de america es manipulado desde antaño, no hace falta ser inteligente solo haber alcanzado a leer libros sin censura....

    ResponderEliminar
  3. La ridiculez masónica y jacobina está puesta de manifiesto en ese gorro frigio símbolo de los esclavos liberados en Frigia.

    Los pueblos americano del Imperio jamás fueron esclavos durante toda su existencia.

    Recién una forma de esclavitud hacia el Poder Internacional del Dinero fue iniciada con los empréstitos de la masonería secesionista e independentista concretados con Gran Bretaña (Baring o Rothschild).

    Otro símbolo jacobino-masónico son los dos brazos al mismo nivel, símbolo de igualdad, que sostienen la pica con el nefasto gorro frigio.

    El "independentismo" muestra en estos símbolos su factura masónica y el comienzo de la verdadera esclavitud, la que nos impuso la Gran Logia de libres y Aceptados Masones de Gran Bretaña.

    Pasamos, gracias a estos iluminados, del Imperio al imperialismo. De 300 años de buen gobierno y paz a los estragos de mas de cien años de guerra civil, tanto en la metrópoli europea como en los reinos de Indias, con republiquetas anárquicas y corruptas. Hoy, la misma metrópoli a pesar que lleva el título nominal de "Reino" es una republiqueta corrupta y anárquica sometida a la ambición de las logias, todas ellas verdaderas gobernantes de la partidocracia imperante.

    ResponderEliminar