"Si la historia la escriben los que ganan, quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia."

martes, 20 de marzo de 2012

¡Viva la Pepa!

En estos días se conmemoran en España los doscientos años de la promulgación de la Constitución sancionada por las Cortes de Cádiz.  Nos interesa el dato porque dicha ley fundamental, además de gobernar por un tiempo algunos reductos en América que aún se mantenían vinculados políticamente con la Península, provocó, con sus innovaciones de cuño liberal, el debilitamiento definitivo de la causa del Rey entre el pueblo y un progresivo resquebrajamiento del frente realista ante el embate insurgente. Hábilmente, Gran Bretaña por fuera y la Masonería por dentro, lograrían el fin del Imperio Hispano, jugando a dos puntas —reforzando a los revolucionarios y debilitando internamente a los realistas—.

Una lectura superficial del documento nos podría hacer pensar en una carta de derechos católica y tradicional —especialmente si la comparamos con las constituciones que veríamos en nuestras tierras poco tiempo después—. Pero una profundización de la misma, de lo que significaba y de lo que provocó, nos hace ver el efecto corruptor la aquella Constitución que el gallardo pueblo español llamó “la Pepa”.

A continuación dejamos algunos enlaces a artículos publicados por blocs de notas amigos:

·        “¡Vivan las cadenas!”, en Firmus et Rusticus.
·        “¡Vivan las caenas!”, en Embajador en el Infierno.
·        “Jovellanos y el tradicionalismo político contra el liberalismo de la Cortes de Cádiz”, en Non Nisi Te, Domine.
·        “Las Españas contra la ‘Constitución’”, en El Matiner Carlí.
·        “Los Carlistas ante el Bicentenario de la constitución de Cádiz”, nota de la Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista Carlista, en Carlistas.es, Carlistas: Historia y Cultura, o en Avant!.
·        “San José: Traidores bicentenarios”, en agencia Faro.
·        Alphonse Marquis de Montauran, “¡Viva España!: Bicentenarios funestos III”, en La Comedia Humana.
·        Alphonse Marquis de Montauran, “Bicentenarios funestos I”, en La Comedia Humana.
·        Alphonse Marquis de Montauran, “Masones como la copa de un pino: Bicentenarios funestos II”, en La Comedia Humana.
·        Barandán, “Cortina de huma para la actividad subversiva (1812-2012)”, en Libro de Horas y Hora de Libros.
·        Barandán, “La claque de la Revolución leguleya de 1810-1812 en Cádiz”, en Libro de Horas y Hora de Libros.
·        Barandán, “Para bajar muchos humos y ajustar Bicentenarios (1812-2012)”, en Libro de Horas y Hora de Libros.
·        Barandán, “Urgente estudio histórico, cierto y verdadero del Liberalismo español”, en Libro de Horas y Hora de Libros.
·        Diego Mirallas Jiménez, “Sobre la sedicente Constitución de 1812”, en Historia en Libertad.
·        Juan Manuel De Prada, “¡Y viva la Pepa!”, en ABC.
·        Manuel Morillo, “Otra vendrá que buena me hará: En el día de La Pepa”, en Anotaciones de Pensamiento y Crítica.
·        Ramón de Argonz, “La Constitución liberal de Cádiz y los Carlistas de hoy”, en El Irrintzi.

Para profundizar más y mejor en estos temas, recomendamos el ya clásico de don Rafael Gambra Ciudad, La Primera Guerra Civil de España (1821-1823): Historia y meditación de una lucha olvidada, 3ª edición con prólogo de Don Sixto Enrique de Borbón (Buenos Aires: Ediciones Nueva Hispanidad, 2006), y —con referencia al efecto de aquélla sobre las guerras de independencia en América— de José A. Ullate, Españoles que no pudieron serlo: La verdadera historia de la independencia de América (Madrid: Libros Libres, 2009 [para adquirirlo en la Argentina se puede consultar en una librería de confianza como la tradicional Librería Córdoba o en una importadora como la Sra. María Rosa Spotorno]).




3 comentarios:

  1. Me alegro que desde otros sitios que al menos en el corazón siguen siendo españoles se valore una norma que fue tan polémica cómo inútil y que propulsó al mismo tiempo el paso de súbditos a ciudadanos cómo el paso de Imperio al nene ositable del patio del colegio.

    Lo dicho, que viva la Pepa pero que viva bien lejos.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el afectuoso comentario.

    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
  3. Sería interesante añadir los juicios que emitió despues el ilustre doctor don Jaime Balmes:

    http://es-es.facebook.com/pages/Jaime-Balmes/42266001462

    Un saludo

    ResponderEliminar